4

El siguiente decorador sirve para imprimir el nombre de la función que se está ejecutando:

def decor(f):
    def f2(*args,**kw):
        print('Ejecutando',f.__name__)
        return f(*args,**kw)
    return f2

Para una función que suma dos números:

@decor
def sumar(a,b):
    return(a+b)

al ejecutar por ejemplo sumar(2,3) se obtiene lo siguiente:

>> Ejecutando sumar
>> 5

Ahora, necesito agregar un parámetro pref para mostrar un prefijo antes del mensaje, de modo que si pref='* ', al ejecutar sumar(2,3) se obtenga lo siguiente:

>> * Ejecutando sumar
>> 5

¿Qué ajustes debo hacer sobre el decorador para conseguir esto?

3

En este caso, la sintaxis para los parámetros de el decorador, es ligeramente distinta, Tienes que crear otra función que envuelva al decorador, que es la encargada de introducir los parámetros en el scope de la función. En este caso yo escojo que sea un string opcional vacio:

def decor_param(pref=''):
    def decor(f):
        def f2(*args,**kw):
            print(pref, 'Ejecutando',f.__name__)
            return f(*args,**kw)
        return f2
    return decor


@decor('*')
def sumar(a,b):
    return(a+b)


sumar(5, 2)

4

Aunque la respuesta ya te la ha dado @RubialesAlberto, voy a explicar un poco el por qué de la necesidad de envolver el decorador en otra función.

En realidad no se trata de una sintaxis especial o excepcional, sino que se desprende directamente de cómo funciona el propio patrón decorador en Python. Y una vez se comprende, se abren muchas posibilidades interesantes que iré explorando en esta respuesta.

Teoría

Un decorador tiene esta sintaxis general:

@cualquier_expresion
def cualquier_funcion():
   ...

La @ denota que debe aplicarse un decorador. Entonces python evaluará cualquier_expresion y el resultado de esa evaluación debe darle como resultado una función, llamemosla g. Lo que hace entonces es básicamente lo siguiente:

def cualquier_funcion():
   ...
cualquier_funcion = g(cualquier_funcion)

Es decir, invoca g (la función que le salió al evaluar cualquier_expresion) pasándole como parámetro la función cualquier_funcion recién definida. Se supone que g devolverá como resultado otra función. Esta nueva función se asigna al símbolo cualquier_funcion, sobreescribiendo el valor que tenía antes.

A partir de este punto, cuando invoques cualquier_funcion(), estarás invocando en realidad la función devuelta por g.

Esta es la teoría. Ahora veamos algunos casos típicos:

cualquier_expresion es una función

Es el caso más habitual, y corresponde al que planteabas en tu pregunta:

Defines una función (decor) que recibe como parámetro otra (f) y retorna una tercera (f2)

def decor(f):
    def f2(*args,**kw):
        print('Ejecutando',f.__name__)
        return f(*args,**kw)
    return f2

Una vez hecho esto, puedes aplicar @decor como aquí:

@decor
def sumar(a,b):
    return(a+b)

y siguiendo lo explicado en la teoría, se evalúa la expresión decor dando lugar a una función g. En este caso g sería igual a decor, pues la evaluación de la expresión decor da como resultado la función decor (es una expresión muy simple en este caso).

Por tanto se hará:

sumar = g(sumar)

y en este caso al ser g igual a decor, resulta que se invoca decor(sumar), la cual retorna la función f2, y ese valor se asigna a sumar. En lo sucesivo al invocar sumar() estarás invocando f2.

El decorador es una clase

Esto también está permitido. Pensemos qué significa. Imagina que tienes una clase llamada Decor, y que la intentas usar como decorador:

@Decor
def suma(a,b):
   return a+b

Según las reglas antes explicadas, g sería ahora la clase Decor, por tanto cuando se haga suma = g(suma) se estará haciendo suma = Decor(suma). Por tanto se estaría instanciando la clase Decor pasándole la función suma a su método __init__(). Como resultado se tendrá un objeto de tipo Decor, al que podemos llamar de momento decor_obj (aunque realmente sería anónimo). Es ese objeto el que se asigna a suma, por lo que cuando más adelante se intente suma(1,2), en realidad se estará haciendo decor_obj(1,2).

Es decir, se estará intentando "ejecutar un objeto". ¿Tiene sentido esto? Pues puede tenerlo si la clase Decor implementa el método especial __call__(), pues esto permite ejecutar objetos de esa clase.

Así pues, una implementación válida de la clase Decor debería tener un método __init__() (para instanciar la clase cuando se usa el decorador) y otro método __call__() (para ejecutar el objeto instanciado).

Por ejemplo así:

class Decor:
    def __init__(self, f):
        self.f = f
    
    def __call__(self, *args, **kw):
        print('Ejecutando', self.f.__name__, 'con', args, kw)
        return self.f(*args, **kw)

lo cual haría lo mismo que tu decorador original (bueno, he hecho que imprima también los argumentos además del nombre)

Decoradores con parámetros

Y este sería el caso por el que preguntabas. Quieres un decorador que puedas usar de esta forma:

@decor("*")
def suma(a,b):
    return a+b

Por tanto ahora tenemos una expresión algo más interesante. Y tenemos que g=decor("*"), de modo que tenemos que implementar una función decor() que devuelva otra función para ser asignada a g. Python hará entonces suma=g(suma), por lo que la función g retornada por decor ha de ser una que acepte una función como parámetro y retorne otra función como resultado.

Por eso es necesario envolver el decorador en una función más, como en la respuesta de Rubiales Alberto:

def decor(prefix=''):
    def g(f):
        def f2(*args,**kw):
            print(prefix, 'Ejecutando',f.__name__)
            return f(*args,**kw)
        return f2
    return g

Decorador que pueda aceptar o no parámetros

El inconveniente del decorador anterior es que estamos obligados a invocarlo siempre. Es decir, aún si no queremos un prefjo como * delante, debemos usarlo así:

@decor()
def suma(a,b):
   return a+b

Al invocar decor() sin parámetros el prefijo toma el valor por defecto '', y funcionará correctamente. Pero ¿y si ponemos esto?:

@decor
def suma(a,b):
    return a+b

Esto no funcionará ya correctamente, porque en este caso se hará g=decor y no g=decor().

Estaría bien tener una implementación de decor que pudiera usarse como @decor a secas si no quiero pasarle parámetros, o como @decor("*") si quiero pasarle uno. ¿Sería posible algo así?

Es posible si aplicamos la teoría. Cuando pongamos @decor "a secas", entonces se tendrá g=decor y más adelante cuando se haga suma = g(suma) nuestro decor será invocado recibiendo una función como parámetro.

En cambio cuando ponemos @decor("*"), la función será invocada recibiendo una cadena como parámetro y en este caso debemos retornar la función g, que retorna la función f2 interna.

Por tanto podemos escribir un decor() genérico que acepte cualquier argumento, para determinar dentro de él si el argumento ha sido una función, o algo llamable (en cuyo caso fue usado como @decor a secas) o algo que no es llamable (en cuyo caso fue usado como @decor("*") por ejemplo).

Sería así (es realmente retorcido):

def decor(arg):
    prefix = ""
    def g(f):
        def f2(*args,**kw):
            print(prefix, 'Ejecutando',f.__name__)
            return f(*args,**kw)
        return f2
    
    if not callable(arg):
        prefix = arg
        return g
    else:
        return g(arg)
1
  • Valiosa informaciòn. Muchas gracias el aporte.
    – JVL
    el 25 jun. 20 a las 15:17

Tu Respuesta

Al pulsar en “Publica tu respuesta”, muestras tu consentimiento a nuestros términos de servicio, política de privacidad y política de cookies

¿No es la respuesta que buscas? Examina otras preguntas con la etiqueta o formula tu propia pregunta.